Acuerdo de $370 millones por caso de fraude por parte de Novartis – Alegado esquema de comisiones clandestinas en medicamentos por receta de alto costo

USA Today

Novartis Pharmaceuticals acordó pagar $370 millones de dólares luego de admitir ser responsable de ofrecer comisiones clandestinas a farmacias que consistentemente recomendaban los medicamentos por receta de alto costo Exjade y Myfortic. Novartis también ha acordado perder $20 millones de las procedencias de este esquema.

Estas prácticas ilícitas fueron traídas a la luz por David Kester, un gerente del área de ventas de Novartis, quien inició la investigación al someter una demanda bajo la Ley de Reclamaciones Falsas mientras aún era empleado de Novartis. Kester renunció poco menos de dos años atrás, justo antes de que sus alegaciones se hicieron públicas.

El acuerdo resolvió las alegadas violaciones a la Ley de Reclamaciones Falsas tanto a nivel federal como estatal, al igual que algunas reclamaciones bajo el estatuto de incautación civil federal. Otros dos acuerdos anteriores culminaron con un pago de $75 millones por parte de las farmacias especializadas de Bioscrip Inc y Accredo Health Group.

El denunciante alegó que hubo comisiones clandestinas a farmacias en la factura de Medicaid y Medicare

De acuerdo con la demanda, Novartis cometió fraude tanto contra Medicare como con Medicaid al ofrecer comisiones clandestinas a farmacias especializadas para que recomendaran a médicos y pacientes dos productos de Novartis. Los medicamentos involucrados en el esquema fueron Exjade, un medicamento oncológico, y Mysfortic, un inmunodepresor utilizado luego de los trasplantes de órganos.

Este tipo de comisiones son ilegales, pues llevan a los pacientes a tomar medicamentos innecesarios o inadecuados. Por lo tanto, esta práctica es estrictamente prohibida cuando se trata de recetas cubiertas por Medicaid y Medicare. El esquema de comisiones clandestinas presuntamente significó una gran ganancia para Novartis, debido a que el precio mensual por los medicamentos podía alcanzar los $11,000.

En una declaración, el señor Kester agradeció a todos los “que se unieron a este caso y defendieron los derechos de los pacientes con condiciones amenazantes para la vida”, y expresó sus más sentidos pésames para las partes afectadas, “Estos pacientes y sus cuidadores ya están abrumados con las condiciones, por lo que cualquier consejo que reciban por parte de un clínico, incluyendo los clínicos de farmacias, tiene que servir los mejores intereses del paciente y no estar influenciados por intereses externos. Este caso tomó cerca de 4 años y no fue fácil, pero espero que este acuerdo brinde luz a cómo la industria debe tratar con las farmacias”.

La fiscalía afirmó que las farmacias fueron influenciadas por Novartis para manipular a los pacientes

Kester también mencionó que él no cree que todos los profesionales de la salud que de una u otra manera se vieron involucrados en dichas transacciones estaban conscientes del trato de Novartis con las farmacias: “Creo que muchos de mis clientes, que fueron médicos y enfermeras ofreciendo cuidado a pacientes con condiciones amenazantes para la vida, no comprendían a plenitud la relación entre las farmacias especializadas y Novartis”.

Por otro lado, la fiscalía mencionó que para algunas farmacias Novartis creó una red privada de distribución conocida como EPASS. A los comercios presuntamente se les requería convencer a los pacientes a continuar tomando ciertos medicamentos minimizando los detalles de los riesgos y efectos secundarios asociados a ellos.

A nombre de uno de sobre los 40 estados involucrados en la demanda, el abogado estadounidense de Manhattan Preet Bharara comentó: “este es el tercer acuerdo sustancial relacionado con el esquema de Novartis de utilizar comisiones clandestinas para manipular a las farmacias a ofrecer a sus pacientes una opinión sesgada sobre Exjade, sin desglosar los serios efectos secundarios del medicamento y recomendar a los pacientes bajo otros medicamentos a cambiarse a Myfortic. Novartis convirtió a las farmacias, las cuales deben ser proveedores de salud imparciales, en vendedores con intereses para el desarrollador de los medicamentos”.

Según la legislación actual, David Kester puede recibir una recompensa de denunciante de sobre $100 millones. La cantidad exacta de la recompensa aún está por verse, pero la ley exige que a la primera persona que reporte el fraude y provea información que ayude al gobierno a detener el fraude y recuperar dinero de los contribuyentes se le pague entre el 15 al 30% del dinero recuperado.


Línea directa para reportar fraude al Medicaid: 888.742.7248 o
Reportar en línea