Los 9 mitos más divulgados sobre las denuncias de fraude al Medicaid

Hay decenas de miles de personas que tienen conocimiento sobre algún esquema de fraude contra Medicare y Medicaid. Esto significa que hay decenas de miles de potenciales individuos elegibles para una recompensa de denunciante. Sin embargo, muy pocos son los que deciden ir hacia delante y denunciar el caso. Si usted no somete a tiempo una reclamación por violación a la Ley de Reclamaciones Falsas, usted nunca recibirá la recompensa.

¿Por qué muy pocos son los que deciden reportar los esquemas de fraude? Por lo general, el problema es desinformación. Hay muchos mitos con relación al acto de ser un denunciante… ¡y muchos de ellos están errados!

Mito 1: Todo lo que tengo que hacer es llamar a una línea directa para reportar fraude al Medicaid

Hay muchos números de líneas directas en la calle. El gobierno federal opera una línea directa para reportar fraude al Medicare. Algunas organizaciones sin fines de lucro también operan otras líneas directas. Varios estados también ofrecen líneas directas para reportar fraude al Medicaid. ¡Por lo general, lo más que usted puede recibir por llamar a la línea directa del gobierno son $1000!

Para cualificar para las cuantiosas recompensas que ofrece la Ley de Reclamaciones Falsas, usted necesita someter una reclamación en la corte federal o estatal. El gobierno federal le recomienda que tenga un abogado. Esto último asusta a muchos, pero no debería.

Los abogados que se especializan en estos casos por lo general son pagados si recuperan un dinero a su nombre. Si a usted no se le paga, a ellos no se les paga.

El número libre de cargos que nosotros operamos le puede conectar con un abogado cualificado, con un vasto conocimiento sobre el fraude al Medicare y Medicaid (muy pocos abogados en los Estados Unidos trabajan con estas reclamaciones) y trabajaremos por honorarios “condicionales”, es decir, solo se nos paga si recuperamos dinero.

La ley federal de reclamaciones falsas ofrece una recompensa de hasta el 30% de lo que el gobierno recupere. Debido al número de penalidades e indemnizaciones de hasta $11,000 por cada factura fraudulenta, las penalidades (y por consiguiente las recompensas) aumentan rápidamente. Recompensas de un millón de dólares son comunes. Sin embargo, usted no obtiene estas recompensas con solo llamar a la línea directa del gobierno. Usted debe presentar una reclamación en corte.

Mito 2. Mi patrono me despedirá si descubre que lo estoy denunciando

La Ley Federal de Reclamaciones Falsas, incluyendo muchos de los estados, tiene provisiones contra represalias para proteger a los denunciantes. Por lo general, estas incluyen indemnizaciones como el pago doble del salario perdido, el pago de los honorarios de abogados y otras pérdidas. Nada puede detenerlos si realmente quieren despedir a un denunciante, pero al hacerlo solo empeorarán su situación.

Mito 3. Mis compañeros se enterarán de mi denuncia de fraude al Medicaid

Bajo la Ley de Reclamaciones Falsas y muchas de las leyes estatales para denunciantes de Medicaid, el caso permanece confidencial mientras es investigado por el gobierno. Eso le da tiempo a buscar una posición diferente o planificar para el futuro.

La ley requiere que el caso se mantenga confidencial para que el gobierno tenga el tiempo necesario para llevar a cabo su investigación sin interferencia del infractor. Posiblemente sus compañeros no se enteren por meses y tal vez años.

Mito 4. Las cuantiosas recompensas en efectivo no son reales

¡No es cierto! En el 2014, el Departamento de la Justicia de los Estados Unidos pagó cerca de $435,000,000.00 a denunciantes. Cientos de personas reciben recompensas como denunciantes cada año. La razón por la cual más personas no reciben las recompensas es porque no saben cuál es la mejor manera de reportar el fraude.

Recuerde, si usted llama a la línea directa del gobierno, lo más que puede recibir son $1000. Sin embargo, los denunciantes que van y presentan una demanda por violación a la Ley de Reclamaciones Falsas pueden recibir millones de dólares. El tamaño de la recompensa depende del porcentaje que el gobierno y su abogado recuperen del infractor. Llene nuestro formulario en línea o llámenos para conocer más sobre sus derechos.

Mito 5. Denunciar fraude no es bueno

Robar no es bueno y eso es exactamente lo que están haciendo los que cometen fraude contra el Medicaid. Le roban a los contribuyentes, personas como usted y como yo que trabajamos duro a diario. El Medicaid está financiado por los impuestos. Cuando alguien le roba al Medicaid realmente les está robando a todos los estadounidenses.

Si aún no se convence, sepa que el fraude al Medicaid también ha ocasionado muertes. Es sumamente peligroso. Los médicos que cometen fraude por lo general lo hacen al realizar tratamientos innecesarios o por medio del despacho de medicamentos peligrosos sin la más mínima necesidad médica. Conocemos médicos que han realizado cirugías cardiacas innecesarias, de pacientes que han sido hospitalizados por más tiempo del necesario para aumentar las facturas a Medicaid e incluso un médico en Detroit que les aseguró a sus pacientes que tenían cáncer cuando era falso (y les recetó medicamentos quimioterapéuticos para obtener más dinero del Medicaid y Medicare).

Usted no eligió trabajar para un criminal. Ellos lo pusieron en una mala posición. Nosotros fielmente creemos que los denunciantes son los nuevos héroes estadounidenses. El fraude al Medicare y Medicaid les cuesta a los contribuyentes miles de millones de dólares cada año. Afortunadamente, los denunciantes son nuestra principal línea de defensa para luchar contra el egoísmo y la corrupción de médicos, hospitales, compañías farmacéuticas y dueños de clínicas.

Mito 6. Le tengo que reportar el fraude a mi jefe antes de someter una reclamación de denunciante

Muchas personas prefieren denunciar el fraude a su jefe o supervisor antes de proceder con una denuncia al gobierno. Sin embargo, no hay ningún requisito legal que así lo ordene. El problema es que su jefe podría despedirle, por lo que no hay razón para esperar.

Muchas personas que presentan una reclamación por violaciones a la Ley de Reclamaciones Falsas lo hacen luego de ser despedidos, degradados u hostigados.

Mito 7. No sé cómo encontrar a un abogado o cómo hacer el proceso

Aquí es donde nosotros podemos ayudar. Hay cerca de 1.2 millones de abogados en los Estados Unidos, sin embargo, solo menos del 1% ha trabajado con una denuncia por fraude al Medicaid bajo la Ley de Reclamaciones Falsas y muchos menos son los que se concentran o se especializan en este tipo de casos.

Nosotros podemos ayudarle a encontrar un abogado que entienda su caso. Uno que se preocupe por usted y entienda como lidiar con la represalia si llegara a ocurrir.

Nosotros no cobramos por nuestros servicios y podemos encontrar a alguien que responda a sus preguntas, incluso si decide no someter una demanda por violación a la Ley de Reclamaciones Falsas u opta por una llamada anónima a una línea directa.

Mito 8. No puedo ser un denunciante porque soy un paciente

Falso. Aunque muchos de los denunciantes trabajan para el infractor, no hay ningún requisito legal que especifique que usted debe ser un empleado para ser un denunciante. Algunos casos son presentados por ex empleados y pacientes.

La ley requiere que usted tenga información interna. Usted puede obtenerla si es o fue paciente y tiene conocimiento de que su proveedor médico le cobra a Medicaid por servicios no provistos o sin necesidad médica. Los esquemas de fraude de facturación por lo general son descubiertos por los pacientes cuando reciben copia de las facturas enviadas a Medicaid o Medicare.

Mito 9. Ayudé a mi jefe a cometer el fraude, por lo que no soy elegible para la recompensa

El Departamento de la Justicia y los fiscales estatales quieren que los denunciantes salgan y denuncien el fraude. Usted no cualifica para una recompensa si fue el que planificó la acción criminal o se benefició directamente del fraude. En la mayoría de los casos, el gobierno está interesado en los dueños de las clínicas y los ejecutivos detrás del esquema, no en los trabajadores que pudieron haber sido obligados a participar de manera directa o indirecta.

Si usted estuvo involucrado en el fraude, es sumamente importante que se comunique con un abogado. Ellos pueden ayudarle a conocer sus opciones y usted tendrá la certeza de que toda conversación con ellos es enteramente confidencial.

Línea directa para reportar fraude al Medicaid: 888.742.7248 o
Reportar en línea